21.11.2017
Código de Justicia Imperial

Código de Justicia Imperial

 

Penas Leves

Pérdida de títulos temporalmente

Pérdida de posesiones temporalmente

Privación de portar armas temporalmente

Destierro temporal

Escarnio público

Compensación económica

Azotes públicos

 

Penas Graves

Pérdida de títulos permanentemente

Pérdida de posesiones permanentemente

Privación de portar armas permanentemente

Destierro permanente

Esclavitud

Compensación económica

Marca a fuego

Azotes públicos

Tortura e Interrogatorio

Muerte

 

Agravantes

Alevosía

Se considera un agravante cuando hay verdadera intención en la perpetración del delito.

 

Precio, Recompensa o Promesa

La pena del delito cometido se agrava cuando el ejecutor actúa bajo la motivación de cobrar un sueldo económico, una recompensa material ajena a la monetaria o bajo promesas de satisfacción ajenas a las anteriores.

 

Ensañamiento

La gravedad del delito es mayor cuando deliberadamente se ha aumentado el daño producido por el único afán de causar más daño.

 

Uso de disfraz

El uso de alteraciones que modifiquen el aspecto del delincuente o que induzcan a una identificación dificultosa son claros síntomas de malicia y afán delictivo.

 

Abuso de superioridad

Cuando la víctima del delito es una persona más débil respecto al delincuente hay claras evidencias de crueldad. Algunas de estas personas pueden ser mujeres, niños, ancianos, tullidos, enfermos o ciudadanos desarmados.

También se considera abuso de superioridad el uso de armas, habilidades o sortilegios frente a gente en condiciones inferiores.

 

Abuso de autoridad

La gravedad del delito aumenta cuando el delincuente hace uso de una posición privilegiada debido a su cargo, frente a una víctima que se puede ver neutralizada ante una oposición amenazante, esto incluye la superioridad de un amo frente a su esclavo.

 

Aprovechamiento del lugar, tiempo y auxilio

El delincuente que haga uso de un lugar apropiado, de las condiciones climatológicas, incluida la oscuridad nocturna, y de la carencia de posibilidad de auxilio deberá ser tratado con mayor rigor en la pena que se le imponga.

 

Abuso de confianza

El aprovechamiento de la confianza de la víctima es un claro síntoma de la intención maliciosa del delincuente.

 

Reincidencia

Los actos delictivos reiterativos son un fuerte agravante.

 

Atenuantes

Imprudencia

La falta de voluntad maliciosa debe tenerse en cuenta a la hora de juzgar un delito.

 

Desconocimiento

Si el perpetrador del delito no tenía posibilidad de saber que su acto traería consecuencias punibles deberá ser juzgado con flexibilidad.

 

Intoxicación de sustancias alterantes

Cuando el responsable de los actos punibles se encuentra plenamente intoxicado no es consciente de sus actos, por lo tanto deberá ser tenido en cuenta que no es consciente de lo que hace. No obstante, la intoxicación no deber ser buscada a propósito para cumplir los hechos delictivos.

 

Síndrome de abstinencia

Cuando un acusado se encuentra bajo los efectos de la necesidad de sustancias adictivas, deberá ser considerado como un enfermo desesperado.

 

Arrebato u obcecación de estado pasional

Los ataques descontrolados e involuntarios demostrables deberán ser tenidos en cuenta por el tribunal pertinente a la hora de juzgar al acusado.

 

Confesión voluntaria

Cuando el ejecutor de un delito acude voluntariamente a confesar, antes de saber que los actos punibles van a recaer sobre él, demuestra remordimientos de conciencia y arrepentimiento, por lo tanto el tribunal deberá ser compasivo con el acusado.

Penitencia voluntaria

Cuando el ejecutor de un delito demuestra mediante sus actos, que desea reparar los daños causados, deberá ser juzgado con menos dureza.

 

Eximentes

Anomalías

Las anomalías de carácter malsano por el cual un ciudadano no es consciente de sus actos no puede ser condenado culpable.

 

Embrujo

Las anomalías de carácter mental por el cual un ciudadano no es consciente de sus actos no puede ser condenado culpable. Incluidos los sortilegios o embrujos que neutralicen la personalidad del que ejecute el delito.

 

Alteraciones a la percepción

Las lesiones físicas que alteren la percepción, sean de nacimiento o sean debidas al clima o a cualquier circunstancia adversa, deberán ser tenidas en cuenta a la hora de juzgar la situación que permitió que los hechos ocurrieran.

 

Defensa de la vida

Cuando los hechos delictivos son consecuencia de la defensa de la propia vida, el acusado no debe ser juzgado, pues actuaba motivado por el instinto de supervivencia y derecho a la vida.

 

Mal necesario por un bien superior

El acusado que haya actuado bajo una situación de extrema necesidad, será eximido de las acusaciones siempre que los hechos llevados a cabo por él fueran estrictamente necesarios y no causaran más perjuicio que el bien que se pretendía conseguir.

 

Miedo insuperable

Cuando queda demostrado que un ciudadano ha llevado a cabo ciertos hechos delictivos debido a su incapacidad de hacer frente a una situación que su voluntad no es capaz de superar, deberá ser eximido de cualquier condena.

 

Cumplimiento del deber por oficio o cargo

Aquel que realizara un acto delictivo bajo el estricto cumplimiento de su deber debido a su oficio o cargo quedará eximido de condena.

 

Detención injusta

El ciudadano que haya sido detenido injustamente o acusado por error quedará eximido y disculpado de cualquier delito que se le impute.

 

Derechos del Acusado

Juicio justo

El acusado tiene derecho a ser juzgado por un tribunal rural, compuesto por el regidor de máxima autoridad en la zona así como los representantes de los cultos, o en su defecto, por el tribunal imperial, presidido por el emperador y las máximas autoridades religiosas disponibles.

 

Derecho a saber quien le denuncia

El acusado tiene derecho en todos los casos y sin excepción a conocer la identidad de la persona, o personas, que el acusan.

 

Derecho a retar a duelo

Todos los acusados tienen derecho a pedir que el juicio se resuelva mediante un combate, en cuyo caso puede decidir combatir en persona solicitar un campeón. Si el acusado gana el duelo será inmediatamente puesto en liberad.

 

Derecho a defensor

El acusado tiene derecho a solicitar y a que el tribunal solicite defensores que voluntariamente quieran defender en juicio al acusado. No obstante, ni el acusado, ni el tribunal podrán obligar a nadie a defender al acusado si no lo desean.

 

Derecho a dietas y protección

Los acusados por algún acto delictivo deberán ser protegidos de cualquier tortura, privación básica o humillación mientras no haya sido dictada una sentencia condenatoria.

 

Privilegios nobiliarios

En caso de que el acusado sea de noble cuna, tendrá derecho a atenuar las condenas de todos los delitos graves por los que haya sido encontrado culpable o a eximir todos los delitos leves por los que haya sido encontrado culpable.

 

Derecho de satisfacción

En caso de que un acusado haya sufrido algún perjuicio tras demostrarse su inocencia, tendrá derecho a exponer las compensaciones que crea justas, el tribunal deberá meditar sobre si dichas compensaciones se ajustan al perjuicio causado.

 

Declaración y colaboración

El acusado que proporcione información importante sobre cualquier criminal, esté vinculado o no al delito por el que se le acusa, recibirá un atenuante en su condena por colaborar con la ley imperial.

 

Delitos Leves

Ausencia de Culto

Se considera delito leve la falta de asistencia a las celebraciones religiosas.

La asistencia sin participación de los ritos del culto sigue considerándose un delito leve.

La resistencia a la confesión y búsqueda de penitencia sigue considerándose un delito leve.

 

Obligación de denunciar herejías ante el Culto

Se considera delito leve no denunciar ante el Culto, los actos o pronunciamientos de los ciudadanos que tanto física como verbalmente hayan atentado contra el Culto.

 

Diezmo

Se considera delito leve no entregar al Culto la décima parte de las ganancias.

 

Tortura de esclavos

Se considera delito leve torturar y maltratar a los esclavos. Está penado con la pérdida del permiso del emperador o de los Cultos y por lo tanto el esclavo será considerado un ciudadano libre.

 

Responsabilidad

Se consideran delito leve, que deberá afrontar el amo, las infracciones cometidas por un esclavo. Los esclavos que se poseen son responsabilidad del amo hasta que éstos son libres, por lo tanto, el esclavo cumplirá una pena acorde con el delito cometido y el amo deberá afrontar la pena que le imponga el tribunal que le juzgue

 

Hospitalidad

Se considera delito leve no dar cobijo a los religiosos de los Cultos o a los Jerarcas.

 

Rebeldía

Se considera delito leve resistirse a la detención por parte de un paladín de cualquier orden. La resistencia a la detención será penada con diez azotes públicos.

 

Venganza

Se consideran delito leve los actos de venganza aunque no se hayan consumado. Serán penados con un destierro no menor a siete años, durante los cuales, todas las posesiones del condenado serán administradas por el emperador. El desterrado podrá reclamar sus posesiones a su regreso tras cumplir la condena.

 

Agresiones

Se consideran delito leve los actos lesivos físicos. El condenado será víctima de escarnio público al ser dictado un pregón imperial en el que su nombre será anunciado y deberá abrazar de rodillas las piernas de su víctima, o en su defecto, las del denunciante.

 

Hurto

Se considera delito leve la sustracción de cualquier bien ajeno siempre y cuando no conlleve violencia, amenazas o deterioros.

 

Contrabando

Se considera delito leve mercadear, sin el documento que lo acredite, con cualquier materia que no haya sido aprobada por el Consejo Gobernante del Consorcio de Comercio y cuyos impuestos no se hayan pagado.

 

Secuestro

Se considera delito leve la retención de personas bajo cualquier afán de lucro siempre y cuando no haya superado los diez días de reclusión, si así fuere, el delito sería considerado Grave.

 

Extorsión

Se consideran delito leve los actos que conlleven por parte del malhechor la intención de lucrarse siempre y cuando dichos actos desemboquen en perjuicio para la salud o los bienes de la víctima.

 

Estafa

Se consideran delito leve los hechos perpetrados por los artífices de engaños con afán de lucro, que sin deterioro para la salud desemboquen en perjuicio para los bienes de la víctima.

 

Atentar con el honor

Se consideran delito leve los actos o declaraciones que públicamente mancillen el honor de cualquier clase social excepto si de esclavos se tratase. En cualquier caso, el ciudadano deshonrado tendrá derecho a exigir una satisfacción personal a su ofensor en forma de duelo si lo prefiriese.

 

Temeridad

Se considera delito leve los actos temerarios que hayan causado riesgo o menoscabo para los ciudadanos, la ciudadanía, la familia imperial o los poderes establecidos.

 

Complicidad o Encubrimiento

Se considera delito leve ayudar o encubrir a los infractores de cualquier delito, haya sido en grado de tentativa o de consumación.

 

Delitos Graves

Deber de Socorro al Culto

Se considera delito grave no socorrer al Culto cuando las circunstancias lo requieran.

 

Cometer sacrilegio

Se consideran delito grave los actos o declaraciones que públicamente mancillen la santidad del Culto.

 

Propiedad

Se considera delito grave poseer esclavos sin el permiso del emperador o de los Cultos. La pena por esclavizar sin derecho es la esclavitud.

 

Tortura y Mutilación

Se consideran delito grave los actos de tortura que conlleven una agresión mental, espiritual o física. Siendo punible la invasión de los pensamientos, la confesión bajo el embrujo o las declaraciones bajo mutilación.

 

Felonía

Se considera delito grave encargar un acto malintencionado o ilegal a un esclavo. El amo será el único responsable de cumplir la pena, quedando el esclavo exento de su cumplimiento.

 

Incitación

Se considera delito grave encomendar un acto malintencionado o delictivo a otro ciudadano ambos serán corresponsables de la pena.

 

Muerte

Se considera delito grave arrebatar la vida a otro ciudadano del imperio.

En caso de que la víctima se tratase de un esclavo, la pena será el precio del esclavo.

 

Traición

Se considera delito grave la traición en cualquiera de sus formas.

 

Conspiración

Se considera delito grave cuando dos o más personas se reúnen para la resolución de un acto delictivo cuando haya concierto de voluntades en la perpetración del delito.

 

Insurrección

Se considera delito grave la formación de una fuerza organizada y/o clandestina con la intención de rebelarse contra el gobierno imperial y los poderes establecidos. También se considera delito grave la pertenencia a dichas fuerzas organizadas y/o clandestinas o los actos de sedición con fuerzas organizadas y/o clandestinas que amenacen al gobierno imperial y los poderes establecidos.

 

Atentar contra la libertad de Culto

Se consideran delito grave los actos que impidan a los ciudadanos, incluidos los esclavos, la libertad religiosa y el cumplimiento con los preceptos y doctrinas de su religión.

 

Robo

Se considera delito grave la sustracción de cualquier bien ajeno siempre que ello conlleve violencia, amenazas o deterioros.

 

Rapto

Se considera delito grave la retención de personas con intenciones de satisfacción sexual y/o carnal que atente contra la intimidad y la honra de la víctima.

 

Amenazas

Se considera delito grave cualquier declaración que implique un menoscabo en la salud de la víctima, siempre y cuando haya intenciones de cumplirlas y capacitación para llevarlas a cabo.

 

Falsificación

Se considera delito grave la falsificación de documentos públicos, oficiales, mercantiles, obras de arte, moneda, riquezas y la firma y el sello imperial así como la de los Jerarcas imperiales o los cargos religiosos.

 

Envenenamiento

Se consideran delito grave los actos que conlleven un perjuicio para la salud de la víctima mediante ingesta involuntaria de cualquier sustancia peligrosa, incluyéndose sueros de la verdad, filtros de amor, brebajes somníferos, elixires incapacitantes, temporales o permanentes, o disoluciones mortales.

 

Allanamiento y profanación

Se considera delito grave el acceso a hogares o recintos de índole personal y/o privada siendo una alta ofensa atentar contra la intimidad de la vivienda o contra la santidad de la edificación.

 

Impago

Se considera delito grave el impago de las deudas financieras o de cualquier otro capital que en el plazo previsto según el acuerdo de las partes, ahora en litigio, no se haya satisfecho.